domingo, 14 de febrero de 2010

Claudio Narea - Mi vida como prisionero




la noche vieja que dio paso a 1980 lo pase observando un gigantesco incendio en la calle Departamental con Segunda Transversal. Después de los abrazos de año nuevo no pude evitar salir a mirar lo que ocurría. Era una fabrica de espuma plástica la que ardía fuera de control. Los bomberos intentaban infructuosamente controlar las llamas. No se podía estar a menos de dos cuadras por el calor que emanaba de allí, en ese lugar estábamos Jorge, Miguel y Yo. La década de los ochenta había comenzado.

No hay comentarios: